Hacienda reclama por carta a los vecinos que corrijan la titularidad y la superficie de sus casas tras cruzar el censo de fincas con el Registro de la Propiedad y el IRPF

La Gerencia Regional del Catastro está reclamando por carta a unos 6.000 vecinos de la capital grancanaria que corrijan los errores detectados en relación con la titularidad y la superficie de sus viviendas. Este envío masivo de notificaciones certificadas, que también se está desarrollado en otros municipios del Archipiélago, es el resultado de dos campañas desplegadas en los últimos meses por el organismo dependiente del Ministerio de Hacienda, tras cruzar los datos con otros organismos estatales. Esas miles de cartas advierten a sus destinatarios de la existencia de "incongruencias" o "discrepancias" entre los datos que aparecen en el Catastro y los del Registro de la Propiedad y la Agencia Tributaria, en relación con las viviendas y solares de la que son titulares.

Estos requerimientos certificados, que casi han colapsado el servicio de Correos de la capital grancanaria, ha sembrado la incertidumbre entre los ciudadanos que han recibido las misivas, porque hasta que no van al Catastro, no se enteran de la naturaleza del problema.

De hecho, la oficina del Catastro registra desde hace semanas un trasiego continuo de gente que acude a las oficinas para averiguar cual es el "problema" tras recibir los avisos certificadas, a la que se añaden los vecinos de otros municipios de la isla, como Arucas, que acuden también para resolver esa "incongruencia" de datos y también por las reformas sin declarar que han realizado en sus casas y que han sido detectadas a través del Plan de Regularización.

La maquinaria de la administración escudriña a los contribuyentes a través de los mecanismos que ponen a su alcance los avances tecnológicos con el objetivo de detectar el fraude y, sobre todo, de aumentar la recaudación.

La primera de las campañas persigue la actualización de la base de datos de los titulares de las fincas que figuran en el Catastro, mediante el cruce con las declaraciones del Impuesto sobre la Renta y las Personas Físicas (IRPF).

Este trasvase de la información entre el Catastro y la Agencia Tributaria ha permitido detectar este año unos 2.000 casos con discrepancias en torno a la propiedad de la vivienda y se está requiriendo a los titulares para que acudan a la oficina catastral a regularizar la situación.

La inmensa mayoría de los requerimientos enviados tienen que ver, sin embargo, con las diferencias localizadas entre la superficie que aparece en el Catastro y la que figura en el Registro de la Propiedad. En este caso, prevalecen los datos de la superficie que figuran en los planos aportados al Registro de la Propiedad frente a los del Catastro y se están remitiendo notificaciones a unos 4.000 propietarios para que acudan a solucionar dichas "incongruencias".

Esta última campaña es consecuencia, según aclararon fuentes del Ministerio de Hacienda, de la modificación de la Ley Hipotecaria, que dio vía libre a la coordinación de ambas bases de datos y que establece la primacía de la superficie de la información gráfica del Registro sobre los datos aportados en el Catastro. Se está notificando a los titulares que a partir de ahora, la superficie de las fincas será la que establezca el gráfico del Registro de la Propiedad.

 

Por ejemplo, si un inmueble aparece inscrito en el Catastro con una superficie de 100 metros cuadrados y en la información gráfica del Registro tiene 120 metros cuadrados, prevalece esta último dato. Según las fuentes consultadas, estas diferencias "no influyen desde el punto de vista del valor catastral, salvo en aquellos casos, como los chalets, en los que se fija un "valor unitario". En este supuesto, puede provocar una subida de la cantidad a pagar a través del IBI y otros tributos.

Joomla templates by a4joomla