Silvia Fernández Mas / Las Palmas de Gran Canaria

Las renuncias a herencias siguen creciendo en Canarias a pesar de que en 2016 entró en vigor una bonificación del Impuesto de Sucesiones del 99,9%. Los notarios tramitaron en las Islas el pasado ejercicio 13.688 herencias de las que 1.445 fueron rechazadas. Son el 10,5%. El estallido de la burbuja y la pérdida de valor de los inmuebles es la principal razón.

El principal motivo para renunciar a una herencia en Canarias no hay que buscarlo hoy en la falta de capacidad financiera y de liquidez de las familias para poder hacer frente al desembolso del Impuesto de Sucesiones. Éste cuenta desde el 1 de enero de 2016 con una bonificación del 99,9% que, aprobada por el Ejecutivo de Fernando Clavijo, reduce de forma sustancial el desembolso del impuesto.

Sin embargo, su aplicación no ha logrado contener el alza de las renuncias -se han triplicado en diez años- porque ahora, que apenas se paga impuesto y la renta de las familias está mejorando por el empleo, el problema es otro: la burbuja inmobiliaria.

Las viviendas han perdido desde el año 2007, cuando se produjo el estallido, y hasta la fecha gran parte de su valor. Además están sujetas a hipotecas a 15, 20 o incluso 35 años por importes superiores a lo que valen realmente los inmuebles, de forma que heredar se convierte en un lastre sin beneficio.

«En la burbuja los precios estaban disparados y además se realizaban tasaciones muy optimistas. Estalla y llega el momento de las tasaciones realistas que dejan al descubierto una deuda muy elevada y un inmueble con valor inferior  a esa deuda», indica el decano del Colegio Notarial de Canarias, Alfonso Cavallé, quien asegura que casi todas las renuncias en Canarias se deben a este problema.

Como ejemplo apunta a una vivienda adquirida en 2007 por 150.000 euros y que recibió una hipoteca sobre esos 150.000 euros. Tras el pinchazo de la burbuja esa vivienda está valorada en 70.000 euros, cuando queda por pagar de la hipoteca más de 110.000 euros. «Es una situación complicada que te lleva a renunciar porque vas a perder dinero», indica Cavallé.

Otro factor que influye en las renuncias es que algunas de las herencias son dejadas por personas que figuran como avalistas de algún otro familiar, de forma que si aceptas la herencia te puedes encontrar en el futuro con un problema que pasa por asumir la deuda de un tercero.

Para evitar este tipo de sorpresas algunos herederos acuden a la aceptación a beneficio de inventario, lo que supone que sólo se responde con los bienes de la herencia. Según explica Cavallé esta fórmula también está creciendo, aunque no hay datos por regiones. «Es un procedimiento más lento pero también más seguro paran o llevarse ningún susto», indica.

Joomla templates by a4joomla